domingo, 26 de mayo de 2013

Investigador del montón en la Toscana

La semana pasada estuve en una interesante visita en el Instituto para la Protección de las Plantas de Florencia (IPP) junto con nuestros colegas de IMELSA y del IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias). El proyecto europeo Cypfire está proponiendo las barreras de ciprés para prevenir incendios, por tanto el uso de clones resistentes al chancro (Seiridium cardinale) sería imprescindible para asegurar su viabilidad a largo plazo. De entre los diferentes clones resistentes al chancro se han seleccionado los que además cumplen unas determinadas características anatómicas y fisiológicas que los pueden hacer interesantes para crear bosquetes que reduzcan la velocidad de avance del fuego. Vimos in situ un bosque naturalizado de ciprés que ha sufrido un incendio este verano y tuvimos la oportunidad de compartir con nuestros colegas los primeros resultados de los ensayos de inflamabilidad obtenidos de las muestras de ciprés recogidos en la parcela de Andilla (Valencia) que resistió el paso del fuego el pasado año. Para los que me habéis seguido estos días, el WIFI del hotel me permitió subir fotos e información durante esta visita y ahora completo esta entrada con toda los datos. Para no desvirtuar mucho espíritu de "diario de viaje" con el que inició la entrada he decidido dejar las actualizaciones que fui haciendo durante la semana.  Espero que disfrutéis al menos como lo hice yo.




Martes 29 de mayo:

Tras unos días en la Toscana y un hueco en la agenda os subo unas fotos para abrir boca de esta entrada que terminaré el fin de semana cuando en casa y con algo más de tiempo pueda daros detalles de esta interesentatísima visita...y de paso os doy un poco de envidia a los que os guste Florencia y sus paisajes.

No son las vistas desde el Belvedere, son las vistas desde mi habitación del Hotel, no están nada mal...
Tras un lunes de llegada, instalación en el hotel y vuelta vespertina por Florencia, el martes estuvimos en el monte Amiata viendo un incendio del pasado verano de 2012 que tuvo lugar el 24 de agosto en una zona repoblada de ciprés hace 30 años y que afectó a unas 55 ha. Los agentes forestales que estuvieron coordinando el incendio nos explicaron el comportamiento del fuego y la distribución de los medios. Fue un día con cambios de viento, una orografía muy ondulada probablemente con presencia añadida de vientos de ladera y de fondo de valle. El incendio empezó al borde de la carretera y fue en contra de la pendiente quemando de "recula" pero con la llama muy vertical lo que hizo que a pesar de la escasa vegetación bajo copas se entorcharan bastantes rodales (fuego pasivo de copas). Posteriormente cambió el viento y se observan "carreras" de fuego de copas por curvas de nivel (fuego activo de copas) que después se completaron parcialmente a favor de la pendiente. En definitiva un fuego algo "extraño" con gran cantidad de medios que evitó que pudiera alcanzar el fondo de valle y por tanto que quemara una importante superficie de masa forestal a favor de pendiente. En mi opinión si existió algún efecto de la especie en el comportamiento en este caso quedó enmascarado por los comentados cambios de viento. La realidad es que a pesar de la escasez de vegetación bajo copas se observaron carreras de fuego de copas mezcladas con zonas de soflamado de copas y cipreses sin afectación. Existían robles dispersos que aparentemente fueron afectados en toda la parte aérea (fuego de copas) y actualmente están ya rebrotando a partir de yemas epicórmicas en las ramas. En algunas zonas estos robles pudimos observar que estaban junto a cipreses que sólo se soflamaron, lo que podría indicar cierta diferencia entre los tiempos de inflamación (menor ignitabilidad del ciprés) que también hemos obtenido en laboratorio. De cualquier forma estos incendios dejan claro que no existe ninguna estructura realmente "ignífuga" aunque sí podamos considerar que existen diferencias entre la manera en la que arden las diferentes especies y estructuras de vegetación que nos podría ayudar a planificar bosques más resistentes al fuego o al menos donde la severidad del mismo disminuya significativamente.

Mapa de situación del monte de Amiata (provincia de Siena,  Italia)
Reconstrucción del incendio según indicaciones de los agentes forestales e interpretación propia
Vista del incendio desde la zona Sur, se observan los diferentes grados de severidad 
Zona de interfaz de fuego de superficie a  fuego de copas
Soflamado de copas de ciprés junto con chamuscado de copas de roble que ya está rebrotando

Vista de la zona de inicio de incendio (izquierda) y primeras carreras de fuego pasivo en contra de pendiente
Tras un delicioso paseo por la Toscana donde pasamos por pueblos "con encanto" como Montalcino y por los clásicos paisajes que conocéis de las películas y documentales, los compañeros del IPP de Florencia no llevaron a comer a Bolgheri, villa turísitica que da nombre al monumento natural de la Avenida de los cipreses de Bolgheri, una impresionante carretera con 5 Km de cipreses a ambos lados cuya plantación empezó a finales del siglo XVIII.



Tras la comida paramos a ver con detalle algunas de las zonas afectadas por el chancro del ciprés. El IPP de Florencia lleva más de 20 años estudiando esta enfermedad y por tanto conoce no solamente las posibles soluciones a corto plazo para intentar contener a este hongo, sino que ha patentado variedades resistentes al chancro, garantizando la persistencia de la especie a medio plazo si se toman las medidas adecuadas. En este tipo de formaciones con alto contacto entre individuos la dificultad de contener la enfermedad es aún mayor y probablemente no sean suficientemente eficaces las medidas paliativas como las podas o la "cirugía"  arbórea, sino que lo más sensato sería ir sustituyendo los ejemplares, en opinión del IPP. Esperemos que las discusiones entre propietarios de las fincas aledañas, paisajistas, horticultores y patólogos lleguen a buen puerto para proteger este monumento natural protegido.


Ejemplar centenario de ciprés afectado por Seiridium cardinale (chancro del ciprés)
Miércoles 30 de mayo:

Hoy hemos estado en la zona viverística de Pistoia, la más importante de Europa en flora ornamental. Hemos visitado el vivero elegido por IMELSA e IPP para producir las plantas que se usarán para seguir con las investigaciones sobre el ciprés y sus posibles aplicaciones: cortavientos, prevención de incendios y producción de madera de calidad. Nos han enseñado cómo injertan el ciprés, técnica que no es conocida en España. Las púas son de clones seleccionados y patentados en IPP que han mostrado resistencia al chancro del ciprés.

Selección  y preparación de la púa
Injerto
Sellado con parafina
Crecimiento en contenedor
Selección de variedades por IMELSA-IPP para su plantación experimental
Reportaje documental del Servicio de comunicación de la Diputación de Valencia

Tuvimos la oportunidad de visitar las instalaciones del grupo Giorgio Tesi, uno de los viveros de flora ornamental más importantes de Europa. Nos llevaron a la zona de crecimiento de las variedades que comercializan con patente IPP. Las variedades "fastigiadas" que son las más usadas en ornamental y más relacionadas en España con los cementerios, en realidad son consecuencia de un gen recesivo, por tanto sólo un 25% de la descendencia tiene esta característica en condiciones "naturales". Por tanto es una variedad claramente seleccionada por el hombre con objeto ornamental. Estas variedades aunque no son tan prioritarias como las variedades "horizontales" también interesan al socio español de Cypfire (IMELSA) como reserva de material genético ex situ o para su posible uso ornamental en España.

Viveros de ciprés de la variedad "fastigiata" (verticales) de uso ornamental
Por la tarde presentamos en las instalaciones del IPP los resultados de los ensayos de laboratorio de inflamabilidad del ciprés que hemos llevado a cabo durante los meses de abril y mayo en el Laboratorio de incendios forestales del INIA. Se recolectaron muestras en la parcela de Andilla que sobrevivió al gran incendio del año pasado y que se hizo tan conocida tras el famoso reportaje de El País. La metodología seguida se basa en el concepto y metodología para caracterizar la inflamabilidad descrito en una de mis anteriores entradas y que os ampliaré en sucesivas. También podéis ver algunas imágenes en los enlaces disponibles en portada del blog. Como los resultados de estos ensayos son propiedad de IMELSA debéis ser un poco pacientes para que os cuente más sobre este tema, aunque me temo que pronto tendréis noticias en los medios...luego no digáis que no lo he advertido. Mañana sigo, ahora a dormir un poco y dentro de unas horas veremos "bosques naturalizados" de ciprés muy cerca de Florencia. Os seguiré contando.

Carmen Hernando, Investigadora del INIA (Laboratorio de incendios forestales)  con Bernabé Moya (Dpto. Árboles Monumentales de IMELSA). Entrevista en laboratorio del IPP tras la presentación de resultados de inflamabilidad

Jueves 31 de mayo:

Tras una ajetreada mañana de lluvia en la que estaba previsto visitar a primera hora los bosques de ciprés del entorno de Florencia, tuvimos que hacer tiempo y aprovechamos para planificar con IMELSA e IPP las próximas publicaciones en relación con los resultados de inflamabilidad en laboratorio. Como no os quiero aburrir con densas conversaciones sobre "introducción, material y métodos, resultados y discusión" paso a la bonita visita de la tarde. Con una leve llovizna subimos a los bosques naturalizados de ciprés de unos 200 años que se encuentran en los alrededores de Florencia (Monte Morello).


Lo cierto es que te cambia los prejuicios que puedas tener sobre el ciprés. También es cierto que en esta zona llueve más de 1500 mm y la espesura y crecimiento no sólo de cipreses sino de robles, encinas (Q. ilex subsp. ilex) y demás vegetación acompañante (p.ej. Rhamnus alaternus, Fraxinus ornus) es exuberante. En zonas de mayor espesura de ciprés la regeneración natural está presente y se observan corros de brinzales aunque sobreviven con escasez de luz y por tanto con bastante mortalidad. Donde hay huecos el desarrollo de estos brinzales es rápido y alcanzan en pocos años 5-10 m de altura. En estas masas sin intervención domina el modelo 8 de combustible (hojarasca bajo arbolado) con las comentadas acompañantes de forma dispersa, aunque en algunas zonas de mayor desarrollo se llegan a observar modelos 6 y 7 bajo arbolado, al menos en estructura (matorral bajo copas con continuidad vertical y horizontal).


Cubierta del bosque de ciprés en el monte Morello (Florencia, Italia). Se observa como la capa de hojarasca (1 cm) es muy escasa y compacta y presenta una importante capa de materia orgánica en descomposición y mantillo



Regenerado de C. sempervirens en diversos estadíos de crecimiento bajo copas

Vista del borde de la repoblación. La arquitectura de copa de los individuos del borde es diferente a la de los árboles del interior de la masa pudiéndose apreciar la formación de la barrera "cortavientos" característica de esta especie. 

Por último no me resisto a mostraros una zona en la que se tuvo que realizar una intervención sanitaria por afectación de chancro y en la que la reducción de densidad permitió el crecimiento de las encinas cuyos chirpiales alcanzaban la misma altura de los cipreses (unos 15 m), impresionante acostumbrado a nuestras  domesticadas chaparras.





Imágenes de bosque mixto de ciprés y encina

Si las imágenes anteriores hablan por sí solas quiero terminar con la imagen que desmitifica definitivamente el ciprés a nivel paisajístco, ya que efectivamente tiene el mismo aspecto que cualquier bosque de coníferas como los pinares e incluso abetales o pinsapares ¿qué opináis?





Vista general de un bosque denso de ciprés (Cupressus sempervirens)
Espero que os haya gustado mi experiencia en la Toscana. Estoy a vuestra disposición para resolver curiosidades y dudas que os hayan podido surgir de estas líneas o de cualquier otro asunto que pueda resolver este investigador del montón.


Si os gustan mis entradas podéis apoyarme en los premios Bitácoras 2014 en la categoría de Ciencia, el mundo forestal y medioambiental debería estar bien representado aunque compitamos contra los gigantes de la ciencia básica. Gracias como siempre por vuestro estímulo.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported

3 comentarios:

  1. Qué buena pinta, tanto el proyecto como el emplazamiento! ¡Ya nos irás contando!

    Esto de los cipreses lo tienes que contar algún día con calma (cuando puedas contar cosas, no te pido que desveles secretos de sumario) porque es interesante y a la vez controvertido. El tema de la mayor inflamabilidad de unas especies respcto a otras está bastante arraigado en la sociedad. Como ejemplo, los pinos: malvados, exóticos, inflamables; frente a las especies "autóctonas", tan nobles, tan poco inflamables... Pero no se hasta que punto tenemos evidencias de que esto es así, o de lo contrario. Y lo de los cipreses sería curioso, porque es una conífera y sin embargo parece que pudiera ser menos inflamable. Aunque también recuerdo un post de JG Pausas en el que atribuía lo de Andilla a la disposición y la separación entre pies.

    En definitiva: ¡cuenta, cuenta, que nos interesa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aitor, por tus palabras y tus interesantes sugerencias y preguntas. Efectivamente os debo una entrada de inflamabilidad para aclarar conceptos, desmitificar leyendas urbanas y confirmar otras. Como ves he conseguido conectarme esta tarde en el hotel pero lo que no tengo es ¡enchufe para el portátil! en la habitación son todos de clavija "fina", grrrrr. Estoy haciendo muchas fotos que espero que enriquzcan las explicaciones de la visita y daré mi opinión sobre estos polémicos debates sobre coníferas, frondosas, cipreses y demás especies "inflamables", como todas, pero unas unas distintas de las otras. Saludos.

      Eliminar
  2. ¿Estaré invitada al INIA para poder comprobarlo in situ? :D
    Saludos

    ResponderEliminar