sábado, 17 de mayo de 2014

Los equipos EPRIF: el incalculable valor de lo salvado

Los Equipos de Prevención de Incendios Forestales (EPRIF) están formados por bomberos/as forestales de alta cualificación y experiencia. Actúan todo el año: durante el otoño, invierno y parte de la primavera en labores de prevención y durante el verano en la extinción de incendios forestales formando parte de las BRIF.  El MAGRAMA ha publicado dos magníficos libros que resumen la labor de los EPRIF en todo el territorio español donde tienen ámbito de actuación. En esta entrada extraeré algunos párrafos introductorios de dichos libros que dejan patente la importancia del trabajo de estos profesionales y la necesidad de aunar esfuerzos con los equipos que, con la misma filosofía, están trabajando en las diferentes Comunidades Autónomas. Los EPRIF realizan una labor callada y poco visible para el gran público pero de una alta eficacia en relación a la protección de nuestros bosques. El trabajo de los EPRIF probablemente nunca se llegará a valorar lo suficiente ni ambiental ni económicamente, lo que nos debe advertir sobre el incalculable valor de lo salvado y el por qué se debe invertir (que no gastar) en medios profesionalizados de bomberos y bomberas forestales

EPRIF en labor de extensión agraria y conciliación de intereses (Fuente: MAGRAMA)

"El objetivo básico inicial que dio lugar a la creación de los EPRIF estaba fundamentado en la búsqueda de oportunidades laborales que diesen continuidad a los técnicos y capataces que desarrollaban trabajos en las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) que ya estaban funcionando. Su grado de especialización y la aplicación del tiempo de trabajo, esta vez en tareas de prevención, podrían permitir la puesta en marcha y desarrollo de actuaciones preventivas en las que el manejo y uso del fuego pudiera considerarse como una opción importante. De hecho, la experiencia en la labores de extinción aportaba un nivel de garantía en el desarrollo de estas actividades.

Por encima de todas las posibles palabras que puedan explicar la línea fundamental de trabajo de cualquier EPRIF, la expresión CONCILIACIÓN DE INTERESES, contiene quizá la clave que debe inspirar y orientar cada una de las actuaciones (...) Se trata de poder ser útil a los habitantes de una zona determinada y acercarse a ellos de la forma más práctica y rápida posible, circunstancia que no siempre resulta sencilla, debido (...) a la desconfianza que casi todos solemos tener sobre los foráneos (...). Con el tiempo, los resultados permitieron comprobar que la puesta en marcha de los equipos EPRIF empezaba a dar sus frutos y mostraban la importancia de acercar al personal cualificado al origen del los problemas que pudieran tener solución mediante la búsqueda de un conciliación de intereses realista y razonable.(...)

En los trabajos de los EPRIF de 2013/2014 se iniciaron actuaciones para mejorar y potenciar la Sensibilización Preventiva con equipos específicos, continúan los procesos de seguimiento y puesta en marcha de parcelas de análisis de las diferentes actuaciones sobre la vegetación, se ha desarrollado un método de análisis de la incidencia de las poblaciones de insectos en parcelas de quemas controladas (...), se han concretado los trabajos de grabación y edición de vídeos para la capacitación y formación técnica y se han implementado las actuaciones de mejora de trabajos en parcelas tratadas para favorecer los tratamientos previos efectuados sobre la vegetación y el suelo."



¿Por qué hacen falta los EPRIF?

En contra de la opinión generalizada de que los incendios son provocados por conspiraciones, intereses especulativos, mafias madereras o delincuencia común, la Base General de datos de Incendios Forestales EGIF, muestra claramente que las principales causas de los incendios parten del mundo rural y en concreto se deben al uso intencionado o negligente del fuego en quemas agrícolas y quemas de pastos. Considerándose como causa "intencionada" aquellas quemas agrarias realizadas sin autorización, suponen aproximadamente ¡el 50% del número incendios y de la superficie afectada! 

La magnitud de estas cifras hace prioritario el establecimiento de una política sistemática de prevención orientada a la población rural. Con este objetivo el trabajo de los EPRIF consiste en:
  • Diagnóstico del peligro de incendios en su área de actuación
  • Identificación de las causas y motivaciones de los incendios y el uso del fuego por la población
  • Identificación y evaluación de conflictos de las relaciones de la población con la Administración forestal y del medio natural
  • Relaciones públicas con las administraciones locales, asociaciones agrarias, forestales y ganaderas, haciendo de conexión entre la Administración forestal y la población rural
  • Redacción y ejecución de planes de quema prescrita en colaboración con agricultores, ganaderos y agentes forestales locales para ejecutarlas con seguridad y con el menor impacto ecológico posible
  • Participación en la extinción de incendios, en su caso, y colaboración en la determinación de causas y motivaciones sociales
Aquí tenéis un estupendo vídeo donde podéis vivir desde dentro el trabajo de una de los EPRIF, en este caso en Baztán (Navarra):



En el acalorado debate que se suele escuchar en muchos foros sobre prevención-extinción, se reprocha en ocasiones el amplio presupuesto dedicado a la extinción como un GASTO excesivo en detrimento del presupuesto e incentivos dedicados a gestión forestal, que está bajo mínimos o en estos últimos años ha sido inexistente en algunas Comunidades Autónomas. Como dijo el Dr. Armando González-Cabán en la entrega del Batefuegos de Oro 2013: "No podemos vivir pensando que el presupuesto dedicado a extinción de incendios es ilimitado". Pero en mi opinión una parte importante del presupuesto que se invierte en formar a personal especializado y que genera un colectivo profesional con gran capacidad en el manejo del fuego y por tanto de solucionar conflictos en muchos de nuestro montes NO es un gasto, es una INVERSIÓN, una inversión en prevención de incendios que nunca ocurrirán y que tendría que poner en valor las hectáreas que se salvan debido a la adecuada gestión de los combustibles forestales.

Los equipos EPRIF del MAGRAMA están en:
  • Galicia: Noia (A Coruña), Lugo, Ourense, Ponteareas (Pontevedra)
  • Asturias: Cangas de Onís, Pola de Lena, Cangas de Narcea
  • Castilla y León: Sanabria (Zamora), León, Gredos (Ávila)
  • Aragón: Huesca
  • Navarra: Burguete, Baztán
  • La Rioja
  • Isla de La Palma
Más información

MAGRAMA
Asociación ATBRIF

Si te gustan mis entradas te pido tu apoyo en los premios Bitácoras 2015. Sólo tienes que dar a este enlace y validarte ("logearte") a través de tu cuenta de Facebook o Tuiter. ¡Gracias! #Soismicombustible

Licencia Creative Commons

4 comentarios:

  1. Bravo! Qué falta hace dar a conocer a estas brigadas, tan importantes y tantas veces dejadas a la sombra de otras más mediáticas (y no hace falta que de nombres). Y me parece muy adecuado combinar la labor invierno-verano, no sólo por dar continuidad laboral, sino tambíen porque permite una actuación más integrada entre prevención y extinción.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Aitor me alegra ver que el frío no te ha congelado tus calurosos comentarios. Creo que debería generalizarse este enfoque de lo que debe ser un bombero/a forestal y algunas Comunidades Autónomas ya están tomando nota. Efectivamente, igual que es bueno implicar a la población en la prevención de incendios, es bueno que el que apague los incendios conozca a la perfección y participe en la gestión de los combustibles el resto del año. Además ellos mismos y nosotros después podremos evaluar mejor las actuaciones, mejorarlas y con todo ello valorar su trabajo globalmente, no sólo la labor durante la emergencia. En el concepto de integración están unidas las labores antes (prevención), durante (extinción) y después (restauración) y es bueno que hay equipos transversales que propongan medidas integradoras. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por este magnífico artículo. La labor preventiva de los EPRIF lleva cosechando sus frutos en forma de reducción de incendios en sus áreas de trabajo desde hace muchos años. Se centran en las áreas más conflictivas, buscan los orígenes del conflicto y tratan de aportar soluciones mediante el trato directo con la gente del rural, punto clave del éxito de los EPRIF.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos, qué razón tienes y qué poco visible es su incalculable trabajo. Algunas veces las administraciones hacen las cosas bien ¿no? Por tanto igual que debemos criticar sus desmanes, debemos elogiar sus éxitos para que sean ejemplo de buenas prácticas y del buen camino para convertir el gasto público en verdaderas INVERSIONES públicas. En mi opinión los EPRIF son un acierto en este sentido. Saludos y espero ver tus comentarios más a menudo por aquí. Ya sabes dónde estamos.

      Eliminar